Memoria auditiva: la causa básica del acúfeno

Los acúfenos, también conocidos como tínnitus, son la percepción de ruidos en los oídos o en la cabeza sin que exista una fuente exterior de sonido. Es decir, la percepción de un sonido que no existe en el entorno. Comúnmente descrito bajo el concepto de ‘pitido’ o ‘zumbido’, los acúfenos pueden ser percibidos en un solo oído, en ambos o incluso en la cabeza.
Tipos de acúfenos
Se pueden encontrar varios tipos de acúfenos en los afectados por este problema. En caso de que el sonido se escuche de manera constante, como si se tratara de un zumbido, el tipo de acúfeno que está sufriendo el paciente es el de carácter tonal.
Si por el contrario escucha ruidos de manera intermitente, al ritmo de las pulsaciones del corazón, se considera un acúfeno pulsátil. Cuando el paciente sienta el latido del corazón en sus oídos se tratará de un caso de acúfeno pulsátil.

Alteración auditiva mujer

Existen también otros tipos de acúfenos, que aparecen como pitidos, rugidos o zumbidos que suenan todos ellos al mismo tiempo. No obstante, este tipo de acúfenos no son tan comunes como los dos anteriores. Hay un cuarto tipo de acúfeno, muy parecido a las señales del código morse o las notas musicales, que tampoco es tan frecuente como el tonal y el pulsátil.
¿Cuál es la causa básica de los acúfenos?
La causa básica del tínnitus es la existencia de una memoria auditiva que se forma en nuestro cerebro. Es por ello que aquellas personas que padecen sordera congénita nunca van a sufrir de acúfenos, puesto que en ningún momento han percibido sonidos con los que puedan generar dicha memoria.
Investigadores de la Universidad de Calgary y de la Hannover Medical School revisaron evidencias del desarrollo de mapas tonotópicos en animales. Este tipo de mapas muestran la distribución de las frecuencias de los sonidos percibidos en el oído que surge en el cerebro.
Durante este estudio, los investigadores pudieron comprobar que es necesario un mapa somatotópico, establecido y utilizado, para la aparición de acúfenos. Este mapa conduce a la formación de la memoria somática correspondiente, lo que puede provocar de cara al futuro el famoso tínnitus.
Los recuerdos que se recogen en la memoria se forman en base a proyecciones cerebrales de determinados sonidos y a su mantenimiento durante el desarrollo. Es aquí donde se recogen las diferentes frecuencias de sonidos percibidos del exterior, conformando el ya comentado mapa tonotópico.

especialista_online-2
Su especialista On-line a la disposición de su salud auditiva para elegir el mejor audifono para tí

Por lo tanto, todas aquellas personas que hayan perdido la capacidad auditiva han sido capaces de desarrollar su mapa hasta el mismo instante en el que perdieron la audición. Una vez perdida la audición, el cerebro intenta adaptarse a esta nueva situación. En el momento en el que fracasa, se generan los acúfenos.
Los audífonos pueden ayudar a que el afectado sea capaz de percibir distintos sonidos del exterior. Gracias a ello, la memoria auditiva del paciente reactualizará su configuración con la que se tratará de corregir el problema de tínnitus.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*